Aunque cada vez los sistemas de seguridad activa y pasiva de los vehículos son mejores y  los conductores están más concienciados con la seguridad vial, siguen produciéndose accidentes de tráfico. Accidentes de tráfico que no solo pueden acabar con la vida de (muchas) personas, sino que también pueden causar lesiones a peatones, acompañantes o al propio conductor.

A continuación, indicamos cuáles son las lesiones más habituales en un accidente de tráfico.

Lesiones más frecuentes al sufrir un accidente de tráfico

Dependiendo de cómo se produce el accidente de tráfico, la velocidad en el que iba el vehículo o la trayectoria del golpe, entre otros elementos, las lesiones serán diferentes tanto en gravedad como en periodo de curación y secuelas.

Sin embargo, podemos señalar como las lesiones más habituales las siguientes:

Traumatismo torácico

Una de las lesiones más habituales, y que puede llegar a presentar gravedad, es la de los traumatismos torácicos y abdominales.

Los traumatismos torácicos son aquellos que producen una grave lesión en el tórax. Estos pueden afectar diversas zonas como la pared ósea del tórax, costillas, pulmones, la pleura y el diafragma. Pueden dividirse, según su forma de producción,  en penetrantes y/o contundentes.

Los traumatismos torácicos en accidentes de tráfico son  lesiones  de gravedad que en muchos casos puede causar incapacidad o incluso la muerte. Sonla principal causa de mortalidad tras los traumatismos de cabeza y lesiones de la médula espinal.

Los traumatismos abdominales se producen  cuando el abdomen sufre la acción violenta de agentes que producen lesiones de diferente magnitud y gravedad  en los elementos que constituyen la cavidad abdominal y pueden producirse por golpes contusos o por heridas penetrantes.

En ocasiones, este tipo de lesiones internas no se manifiestan exteriormente y es complicado detectarlas, por lo que hay prestar atención a cualquier síntoma o dolor.

Para evitar este tipo de lesiones es imprescindible colocarse el cinturón de seguridad de forma correcta.

Lesión Cerebral

Un traumatismo craneoencefálico es una lesión producida sobre el tejido cerebral que altera la función cerebral, temporalmente o permanentemente, dependiendo del tipo de traumatismo.

Este traumatismo, que afecta al cerebro, puede producir una disminución del nivel de conciencia y puede alterar las habilidades cognitivas, físicas y emocionales de la persona. Existen dos tipos de traumatismo craneoencefálico, los traumatismos leves  y los graves, que pueden llegar a generar pérdida del conocimiento y problemas de razonamiento y comportamiento durante un periodo de tiempo prolongado.

Este tipo de lesiones pueden llegar a ser de extrema gravedad ya que pueden provocar que un paciente quede incapacitado o en coma y no se recupere nunca.  Asimismo, cualquier traumatismo cerebral puede tener secuelas que condicionen la autonomía y calidad de vida de las víctimas.

Lesiones en la parte alta del cuerpo

La cara, cuello y cabeza son zonas que también se ven afectadas con una gran habitualidad en los accidentes de tráfico.  Esto es así porque normalmente cuando se produce un choque frontal del vehículo, éstas suelen golpearse con el parabrisas, ventanillas, salpicadero del vehículo o incluso con el airbag.

En cuanto a su gravedad, dependerá en sí de la lesión sufrida. Existe un caso grave de lesión que es la que se produce en la zona del cuello cuando éste es alcanzado por una parte metálica del vehículo implicado en el accidente de tráfico y perfora arterias importantes y vitales del lesionado.

Para evitar este tipo de lesiones es imprescindible tanto sentarse correctamente en el asiento como colocar la cabeza sobre el reposacabezas de forma adecuada y, sobre todo, colocarse bien el cinturón de seguridad.

Lesiones en las extremidades

Es muy habitual que se produzcan  esguinces o roturas en rodillas, tobillos, muñecas o dedos. En casos más graves pueden llegar a darse  fracturas abiertas e incluso amputaciones, sobre todo en los accidentes de tráfico en los que están implicadas motocicletas.

Esguince cervical

Sin duda, si tenemos que determinar que es lesión más habitual en un accidente de tráfico, se denomina esguince cervical o latigazo cervical.

El latigazo cervical es una lesión producida por la hiperextensión o hiperflexión brusca del cuello, más allá de su rango normal de movimiento, que se produce cuando hay un súbito desplazamiento del vehículo y este provoca en la victima un brusco movimiento del cuello hacia atrás y luego hacia delante.

Esta lesión suele producirse en los accidentes de alcance trasero pero también en los alcances delanteros.

Este tipo de lesión no es grave pero sí algo tediosa ya que puede conllevar un largo periodo de recuperación y secuelas musculares a largo plazo. Además,  provoca una serie de síntomas que pueden alterar la calidad de vida de la víctima, como puede ser mareos, dolores de cabeza y dolores cervicales.

Lesión medular

Por último, otra lesión bastante habitual en los accidentes de tráfico es la de lesión medular.

La columna vertebral es una parte fundamental de nuestro cuerpo  y una lesión en ella puede  llegar a producir paraplejia, tetraplejia o hemiplejia, cambiando totalmente la vida de la víctima, son los denominados grandes lesionados medulares.

Este tipo de lesiones medulares pueden producir a menudo incapacidades, en sus diferentes grados de parcial, total, absoluta o gran invalidez.

Para valorar correctamente las lesiones sufridas, y su indemnización, aconsejamos la intervención de abogados especializados en accidentes de tráfico. En LARRAZ ABOGADOS-GESACCIDENTIA le ofrecemos el asesoramiento legal necesario para defender sus intereses y derechos.