Abogados accidentes de tráfico Zaragoza

Expertos abogados en accidentes de tráfico e indemnizaciones

En nuestro despacho de abogados de accidentes de tráfico en Zaragoza tenemos el mismo interés que tú; conseguir la máxima indemnización posible por las lesiones ocasionadas en un accidente.

Gestionamos de forma integral todo lo relacionado con las lesiones que hayas sufrido y los daños materiales en tu vehículo como consecuencia de un accidente de tráfico; ya sea como conductor, acompañante o peatón atropellado. Tendrás a tu disposición todos los profesionales necesarios para ello.

En el caso de que haya que solicitar cualquier tipo de incapacidad permanente (parcial, total, absoluta o gran invalidez), como consecuencia del accidente de tráfico, en Gesaccidentia nos ocuparemos de toda la gestión de tu expediente.

Primera llamada

Llámanos al 976 361 296 o facilítanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo en un plazo de 24 horas.

Te llamamos
abogados accidentes de trafico Zaragoza

Máxima indemnización por accidentes de tráfico en Zaragoza

Has de saber que tu aseguradora y sus abogados, como consecuencia de los acuerdos internos entre aseguradoras, van a intentar que el importe de tu indemnización por accidente de tráfico sea el más bajo posible.

Nuestro consejo es que nunca dejes en manos de tu aseguradora la defensa de tus intereses en caso de sufrir un accidente de tráfico. Tienes derecho a nombrar libremente abogado y no te pueden imponer los de tu aseguradora.

Nueva Ley 35/2.015: trámites más complejos ante un accidente de tráfico

Con la Ley 35/2.015, las reclamaciones por accidente se han modificado completamente. Los trámites son más complejos y es imprescindible la ayuda de un abogado especializado en accidentes de tráfico para no estar en inferioridad de condiciones con respecto a la aseguradora contraria.

Derechos como lesionado ante un accidente de tráfico

Como abogados especializados en accidentes de tráfico debes de saber  que como lesionado tienes derecho a ser indemnizado por una serie de conceptos, que además es necesario que se cuantifiquen adecuadamente aplicando el baremo indemnizatorio:

  • Por el perjuicio personal básico que te ha supuesto el accidente de tráfico.
  • Por el perjuicio personal particular, que a su vez puede ser muy grave, grave, moderado y con intervención quirúrgica.
  • Por el perjuicio patrimonial causado, tanto por daño emergente como por lucro cesante.
  • Por las secuelas como consecuencia de tus lesiones.
  • Por los gastos como consecuencia del accidente de tráfico: gastos de transporte, rehabilitación, ambulancias, medicamentos, pruebas médicas, elementos ortopédicos, etc.

Abogados accidentes de tráfico. Dónde opera Gesaccidenia

No solo ejercemos como abogados de accidentes de tráfico en Zaragoza si no que nuestras competencias abarcan Huesca y Teruel. Operamos en todo Aragón para velar por tus intereses.

Preguntas frecuentes para un abogado especializado en accidentes de tráfico

El objetivo principal tras cualquier clase de accidente, ya sea de tráfico o de otro tipo, es conseguir el mayor número de pruebas posibles para que podamos establecer sin género de dudas el llamado «nexo causal». Debemos tomar la mayor cantidad de fotografías posibles así como conseguir todos los datos de los testigos y de cualquier persona involucrada en el accidente.

En el caso que no puedas hacer esto por las lesiones sufridas, solicita que una persona de tu confianza lo haga.

Es muy importante en todos los casos llamar a la policía para que formule atestado. Será una prueba básica para el juicio posterior si no está claro de quien fue la culpa del accidente.

Si además de daños materiales hay lesiones, acude directamente a cualquier centro médico o de urgencias. No esperes al día siguiente o a sentir más dolor, y una vez atendido solicita siempre el parte de alta o, en su caso, el parte de ingreso en el centro hospitalario, caso de lesiones que requieran este ingreso.

Por supuesto que sí.

No solo tienes derecho sino que, a nuestra parecer, debes hacerlo así. Tu aseguradora intentará que sea un abogado suyo el que tramite el accidente, pero no olvides que defenderá el interés de la aseguradora, que es quien le paga, no el tuyo.

Como consecuencia de los convenios internos que existen entre todas las aseguradoras, cuanto menor sea tu indemnización, más beneficios obtiene tu propia aseguradora. Es así de sencillo.

En cuanto a la aseguradora propia, según el Artículo 16 de la Ley de Contrato de Seguro, el tomador del seguro, el asegurado o el beneficiario deberán comunicar al asegurador la ocurrencia del siniestro dentro del plazo máximo de siete días de haberlo conocido, salvo que se haya fijado en la póliza un plazo más amplio.

Ten en cuenta que este plazo se refiere únicamente a la comunicación del accidente, no tiene nada que ver con la decisión de que sean los abogados de la aseguradora los que te defiendan o no.

La norma general es que tienes el plazo de un año para reclamar, pero existen numerosas especialidades que pueden modificarlo y hacen necesario la consulta a profesionales. Recuerda, si se te pasan los plazos para reclamar no te abonarán tu indemnización, es lo que jurídicamente se nomina «prescripción».

Independientemente de este plazo, previamente se ha de presentar siempre una reclamación extrajudicial a la aseguradora contraria. Esta reclamación extrajudicial debe contener, para que sea válida, diferentes datos del accidente y de las lesiones que señala la Ley 35/2.015.

Esta reclamación interrumpirá el plazo de prescripción hasta que te notifiquen la denominada oferta o respuesta motivada definitiva.

Esta oferta motivada la debe presentar la aseguradora en el plazo de tres meses desde la reclamación extrajudicial, ofreciendo una indemnización. Si la reclamación se rechaza, la aseguradora emitirá la llamada respuesta motivada.

Esta es solo una pequeña aproximación al procedimiento de reclamación que, como puedes observar, es muy complicado para una persona que nunca ha tenido un accidente. Hay que tener en cuenta que el incumplimiento de los plazos legalmente establecidos puede hacer que no tengamos derecho a indemnización alguna. En Gesaccidentia realizamos todas las gestiones necesarias para reclamar la máxima indemnización y que solo tengas que preocuparte de centrarte en tu recuperación.

No, reiteramos, no. Nunca se debe acudir a tu propia compañía para que reclame tu indemnización, acude a profesionales independientes de las aseguradoras como Gesaccidentia.

En un accidente de tráfico tanto tu aseguradora como la contraria, que en principio tienen que defender intereses contrapuestos, tienen acuerdos entre ellas. De esta forma, en la mayoría de las ocasiones va a ser tu propia aseguradora y no la contraria la que abone tu indemnización.

Como se puede comprender fácilmente, cuanto menos te paguen de indemnización más gana tu propia aseguradora. Por lo tanto, es un error el confiar en la propia aseguradora para reclamar por tu accidente.

La única obligación que tienes con tu aseguradora es comunicar el accidente en un plazo de 7 días desde la fecha del siniestro.

Es básico que solicites informes médicos y guardes justificantes de todas las visitas médicas y de rehabilitación que hagas en el periodo de convalecencia. Recuerda, si no está escrito no existe.

Si las lesiones te impiden trabajar, solicita siempre la baja laboral y conserva los partes de confirmación.

Guarda, además de los informes médicos y los partes de baja laboral, todas las facturas de gastos relacionados con el accidente como: taxis, rehabilitación, ambulancias, medicinas, pruebas médicas, elementos ortopédicos, etc.

Siempre debes pedir informes médicos por escrito, tienes derecho a que los hagan, recuérdalo. También debes pedir informe de los servicios de rehabilitación o fisioterapia si han sido necesarios.

De cada visita médica guarda la citación previa. Si no te lo hacen en el momento, el informe te servirá para reclamarlo posteriormente en los diferentes servicios de atención al paciente.

Lee los informes en el momento y si estimas que falta algo manifiéstaselo al médico.

La mayoría de la pólizas de seguro de automóvil contienen una cobertura de defensa jurídica en caso de accidente de tráfico. Esta garantía supone el pago de una determinada cantidad para cubrir los honorarios en el caso de que contrates un abogado ajeno a la aseguradora. Esta cantidad varía según las pólizas y con ella se cubren normalmente parte de nuestros honorarios. En Gesaccidentia estudiaremos su póliza y le informaremos.

En Gesaccidentia no te cobramos ninguna cantidad por adelantado, solo cobraremos en el momento que seas indemnizado. Los honorarios consistirán en un porcentaje sobre lo obtenido, que puede variar según los casos entre un 12% y un 15% más el IVA correspondiente. En determinadas ocasiones a esto habría que sumarle el coste de los informes médico-forenses de tus lesiones y secuelas, si fuesen necesarios.

Nuestros honorarios se calculan en función de lo que obtengas como indemnización, por eso nos interesa que esta sea lo más alta posible.

Es importante estudiar tus pólizas de seguro, tanto del vehículo como de multirriesgo del hogar, para ver si todo o parte de nuestros honorarios pueden quedar cubiertos por la cobertura de defensa jurídica.

Sí, puedes ser ingresado o visitado en un centro privado de tu elección o bien optar por los servicios de la Seguridad Social. Si optas por un centro privado es posible que tengas que adelantar los honorarios para luego reclamarlos a la aseguradora. En Gesaccidentia realizamos las reclamaciones necesarias para el reembolso de estos gastos.

En el caso de la Seguridad Social esto no ocurrirá; reclamarán directamente a las aseguradoras.

En Gesaccidentia te informaremos para que elijas la opción más conveniente para tu caso concreto.

Desde la entrada el vigor de la Ley 35/2.015, los médicos de las aseguradoras contrarias tienen derecho a visitar a los lesionados. Eso sí, ten en cuenta que ellos en ningún caso deben tener la decisión sobre la baremación de tus lesiones. En Gesaccidentia ponemos a tu disposición médicos valoradores y otros profesionales para que la baremación de tus lesiones sea la correcta, ya que de esta baremación va a depender la cuantía de la indemnización posterior.

Lógicamente los médicos de las aseguradoras, recuerda que están pagados por ellas, van a baremar siempre a la baja para que cobres la menor indemnización posible. Al no depender de ninguna aseguradora, en Gesaccidentia te ayudamos a conseguir la indemnización máxima.

Si, es conveniente rellenarlo y hay que hacerlo de manera correcta. Ten en cuenta que cualquier equivocación o inexactitud luego te va a perjudicar, ya que la aseguradora contraria lo utilizará en tu contra.

Si el parte está correctamente confeccionado la reclamación se facilita, en virtud de los diferentes convenios entre las aseguradoras. Recuerda que tiene que estar firmado por todas las partes.

En el caso de que el causante del accidente se niegue a rellenarlo, llama siempre a la policía para que redacte el atestado y así poder determinar el responsable de las causas del accidente. Si el vehículo se da a la fuga, memoriza o copia la matrícula para interponer posteriormente la correspondiente denuncia.

El accidentado no queda desprotegido, será el Consorcio de Compensación de Seguros quién tendrá que abonar la indemnización correspondiente tras la preceptiva reclamación. Gesaccidentia se ocupa de todos los trámites necesarios para realizar dicha reclamación y conseguir la máxima indemnización.

Reclamaremos, además de los daños materiales sufridos por el vehículo, todos los gastos personales que se hayan producido como consecuencia el accidente. Por ejemplo: gastos de transporte, rehabilitación, ambulancias, medicamentos, pruebas médicas, elementos ortopédicos, etc.

Existen numerosos convenios internos entre las Aseguradoras, por ejemplo los Sistemas CICOS y SDM o los convenios CIDE y ASCIDE, y no son nada beneficiosos para los lesionados. En suma, en un accidente de tráfico tanto tu aseguradora como la contraria defienden los mismos intereses. Hasta el punto de que en la mayoría de las ocasiones va a ser tu propia aseguradora, y no la contraria, la que abone tu indemnización.

La consecuencia de esto es muy clara, cuanto menos te paguen de indemnización más gana tu aseguradora y, por desconocimiento, los lesionados siguen confiando en sus aseguradoras propias para tramitar los accidentes de tráfico.

El confiar en tu propia aseguradora para que tramite tu accidente de tráfico es un error evidente, pero las aseguradoras no informan de todo esto aprovechándose del desconocimiento del lesionado. En Gesaccidentia ocurre todo lo contrario, nuestro único interés es que cobres la máxima indemnización posible, porque no dependemos en absoluto de ninguna aseguradora.

Tu aseguradora no defiende tus intereses, defiende los de ella misma, y va a intentar por todos los medios que cobres la indemnización más baja posible.

A partir de la entrada en vigor del la Ley 35/2.015, denominada como «Nuevo Baremo», el sistema de cálculo de indemnización por una accidente de tráfico ha variado completamente. La complejidad del actual obliga, en la mayoría de los casos, a que sea un profesional quien intervenga para que no se engañe al lesionado.

De modo muy general, los daños se van a dividir en las denominadas «Lesiones Temporales» y «Secuelas».

Las lesiones temporales se calcularán teniendo en cuenta tres perjuicios:

  • Perjuicio personal básico.
  • Perjuicio personal particular, que a su vez puede ser:
    • Muy grave.
    • Grave.
    • Moderado.
    • Con intervención quirúrgica.
  • Perjuicio patrimonial, que a su vez se divide en:
    • Daño emergente, que englobaría la asistencia sanitaria y los gastos diversos.
    • Lucro cesante.

En cuanto a las secuelas, tienen similar estructura que las lesiones temporales:

  • Perjuicio personal básico, que se calcula a partir de la aplicación de determinadas fórmulas y tablas contenidas en la norma.
  • Perjuicio personal particular, en el que hay que computar diferentes aspectos como la pérdida de la calidad de vida, la pérdida del feto en el accidente o los denominados perjuicios excepcionales.
  • Perjuicio patrimonial, que a su vez se divide en:
    • Daño emergente, que englobaría la asistencia futura y la pérdida del a autonomía personal.
    • Lucro cesante.

Esto es únicamente un pequeño resumen, pero como puede observarse no solo el sistema de cálculo es complicado, sino que la tarea de subsumir el caso concreto de cada lesionado en los diferentes supuestos lo complica todavía más.

En Gesaccidentia nos ocupamos de informarte y de realizar todos estos cálculos para conseguir la máxima indemnización posible en la posterior reclamación.